El p√ļblico como eco de la escena en Guerrero ūüé≠.

Del pasado veintis√©is de septiembre al cuatro de octubre se llev√≥ a cabo el Quinto Congreso Nacional de Teatro ( #5CNT ), un espacio que re√ļne creadores esc√©nicos en particular para abordar problem√°ticas, incidencias, enfoques y propuestas de la comunidad teatrista del pa√≠s.

Debido a la situaci√≥n actual de la pandemia por COVID-19, dicho evento se llev√≥ a cabo en virtualidad obteniendo por primera vez, una participaci√≥n de todos los estados de la rep√ļblica.


El estado de Guerrero por supuesto hizo una presencia magistral poniendo sobre la mesa una de las mayores preocupaciones, no sólo de la comunidad escénica estatal sino de distintos sectores y ejes: la incertidumbre económica, la falta de seguridad social, el cierre de foros (institucionales e independientes) y la amortiguación de una estabilidad financiera de por sí mermada por la ya normalizada percepción ambigua y poco seria que se le otorga al consumo de actividades culturales en la localidad.


Y es que, en un estado tan diverso y con tanta oferta cultural identitaria y contempor√°nea no basta consumirle a artesanos locales y encima regatearles, promover el orgullo por nuestra gastronom√≠a o realzar el turismo hist√≥rico, en un momento donde todos nos vemos enfrentados a un confinamiento forzoso, a convivir de √©sta manera con demonios propios y ajenos, es en la oferta teatral (virtual y presencial) donde podemos encontrar un nivel de compromiso y adaptaci√≥n brutal ensayada desde muchas d√©cadas atr√°s, pero potencializada por la desesperaci√≥n de querer mantenerse viva, aunado por supuesto a la precariedad de condiciones en las que generalmente se labora pero con un amor y una fe infinitas, traducida en cada unade las puestas en escena de los distintos grupos, compa√Ī√≠as y colectivos dedicados a esta disciplina tan multifac√©tica, tan solidaria con tantas otras y tan infinitamente terca cuando se trata de renunciar o acobardarse.

Sin embargo, un creador teatral no es nada si no encuentra un p√ļblico receptivo y dispuesto, donde su discurso pueda hacer eco y abrir brecha a la reflexi√≥n. Es en el p√ļblico mismo y su nobleza donde un teatrero debe buscar el √©xito de su sudor, sus l√°grimas, su acci√≥n y su palabra. ¬ŅHay oferta teatral en Guerrero? S√≠. ¬ŅHay p√ļblico dispuesto a asistir al teatro? S√≠, y nos consta. Lo que no se ha entendido es el papel tan importante que juegan los p√ļblicos, no s√≥lo para que la actividad teatral alcance su gloria, sino todas las dem√°s expresiones art√≠sticas, sean ‚Äúpopulares o no‚ÄĚ.


El arte necesita de un receptor dispuesto a conmoverse con su mensaje para trascender, es ahí donde entra en juego el aporte activo del espectador, su capacidad adquisitiva, su capacidad de apreciación, su capacidad empática, la noción y el respeto que tenga por su identidad cultural y los contextos personales que lleve consigo. Como creadores escénicos, somos espejos y en lo personal, no hay manera más audaz para enfrentar la realidad, darle un giro y un significado que, asistiendo al teatro. Volvamos entonces a los espacios que nos dan vida y démosle vida a esos espacios.

#FlorTrigo #Arte #Teatro #Guerrero #Chilpancingo

230 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo